Un día como hoy 15 de septiembre de 1842, fue asesinado en la Cuidad de San José de Costa Rica, el héroe de Centroamérica, General José Francisco Morazán Quezada. Traicionado y abatido por las fuerzas conservadoras del mal.

Dos siglos después de la proclama de independencia, DEDICO con conciencia revolucionaria y amor a nuestra patria, esta conmemoración al General Francisco Morazán Quezada, al revolucionario, Paladín de nuestra historia, político, Presidente de la Federación Centroamericana, que luchó sin tregua por la unidad de Centro América; el Militar unionista, el libertador, y precursor de la educación pública y laica.

El defensor de la soberanía nacional, el constructor del Estado liberal y el ejemplo vivo para nuestra niñez y juventud.

 Al prócer libertario, que los traidores de la Patria Grande ordenaron su fusilamiento, exigió dirigir el pelotón y morir con la dignidad de un patriota, frente a la elite opresora que creyó que con su desaparición física, enterrarían sus ideales.

Desde el gobierno del pueblo:

Ordeno desenterrar el pensamiento, la imagen y la gigantesca figura del General José Francisco Morazán Quezada.

Sus ideales como defensor de la libertad, la justicia y la democracia.

ORDENO no darle más tregua a la traición y a los conservadores.

Es urgente el rescate de nuestra memoria histórica, y que nunca más la gesta del héroe, y el sacrificio de nuestras heroínas y mártires, sea silenciada.

ORDENO mantener presente las ideas y la figura de Morazán, en las luchas por la refundación de la Patria, y la construcción del sistema alternativo humanista, que salve la vida, y proteja la naturaleza destruida por los nuevos “dioses” del Neoliberalismo.

ORDENO a los ministros de Educación, Cultura y Planificación, que procedan de manera inmediata, a trasformar el modelo educativo.

A instalar la cátedra Morazánica, en cada escuela, en cada colegio o universidad.

La casa de Morazán debe ser restaurada, trasformaremos los programas educativos de nuestros maestras, maestros, niñas y niños.

Debemos incorporar en el calendario cívico el estudio de la gesta y la ruta de la victoria de Morazán. Igual que el estudio del primero de julio de 1823, donde se proclamó la independencia absoluta de Honduras.

Estableciendo el modelo que rescate nuestra identidad y los valores de nuestra independencia que han renacido y está en marcha.

En cada institución del Estado, en cada escuela, en cada aula, en cada oficina municipal a partir de este día, se debe rendir homenaje y exponer la imagen del héroe y publicar su obra.

La lectura debe ser obligada en todas nuestras cátedras, el manifiesto de David y la pieza frente al bronce, que pronunció en su honor el periodista Álvaro Contreras.

Agradezco al pueblo hermano de El Salvador, el hecho glorioso, de adoptar en el seno ardiente de su tierra, al héroe centroamericano, José Francisco Morazán Quezada.

¡Viva la Independencia!

¡Viva la Refundación!

¡Viva el pueblo de Honduras!

¡MUCHAS GRACIAS!

Categorías: Presidencia